Logo

Gestión Tributaria

Con la implementación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, No. 9635, la cual incluye ajustes a la Ley del Impuesto sobre la Renta y crea la nueva Ley del Impuesto al Valor Agregado – IVA – se inicia un nuevo proceso en la historia tributaria costarricense.

El IVA tiene como objetivo principal gravar el consumo, para lo cual el impuesto procura gravar cada una de las etapas en las que se comercializan los bienes y se prestan los servicios.

Cualquier persona física o jurídica que comercialice productos u ofrezca algún servicio está obligado a cobrar el Impuesto al Valor Agregado, esto es conocido como débito fiscal, por otra parte, toda compra de bienes relacionados con la actividad comercial o prestación del servicio que realice el contribuyente también esta afecta al pago del IVA y por ende, estos pagos de IVA se constituyen en un crédito fiscal.

Las declaraciones del IVA deben hacerse 12 veces al año durante los primeros 15 días del mes siguiente a declarar, mediante la elaboración de formularios diseñados por la Administración Tributaria para este fin.

Se debe tener claro que existen tarifas de impuesto diferenciadas, tal es el caso del 1% para la canasta básica tributaria a partir de julio del 2020, 2% para los servicios de educación privada no formal como cursos de idiomas y medicamento, 4% para servicios privados de salud en caso de que se paguen en efectivo. En este caso, los médicos que venden sus servicios, el IVA que le corresponde cobrar es de un 4% de ahí que estos profesionales solo podrán descontar de los IVA pagados la misma proporción de un 4% a pesar de haber pagado IVA a una tarifa del 13%.

En todo este proceso cobra especial relevancia el uso de la factura electrónica ya que conforma el principal sustento legal de la transacción realizada. Asimismo, esta debe ajustarse a la estructura vigente establecida por el Ministerio de Hacienda y el sistema de facturación debe contemplar la aceptación o rechazo de dicha factura.

Como se observa, todo este proceso de gestión tributaria aunque se percibe complejo, solamente requiere de un adecuado control y seguimiento de las actividades que deben realizarse periódicamente con el fin de cumplir en tiempo con las obligaciones tributarias relacionadas, de ahí la importancia de contar con el debido asesoramiento profesional que le permita al contribuyente concentrarse en sus actividades comerciales y despreocuparse por la eventual aplicación de multas por presentación tardía o no presentación de las declaraciones tanto del IVA como del ISR (Impuesto sobre la renta)

En LVizcaino contadores le acompañaremos
en todo este proceso de una manera profesional y eficiente con el fin de evitarle una distracción y/o preocupación innecesaria por la atención de sus obligaciones tributarias.

Contacte hoy con un asesor

¿Necesita asesoría?

¡Contactenos ahora!